¿Quién es el responsable de la mala estiba de la mercancía?

La correcta sujeción de la carga en los vehículos es una materia sobre la que la normativa de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial siempre ha prestado un especial interés por las consecuencias que se derivan de no hacerlo de manera adecuada. El 20 de junio entró en vigor la Instrucción 18/TV-103  para delimitar la responsabilidad en la sujeción de la carga en el transporte público de mercancías.

El reciente  Real Decreto 563/2017, de 2 de junio, recoge como uno de los puntos fundamentales la correcta sujeción de la carga al considerarla aspecto esencial para la seguridad vial cuya disposición debe garantizar que permanece perfectamente impedida a cualquier movimiento derivado de los propios del vehículo en el que va transportada.

Concretamente la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías establece que con carácter general la estiba es responsabilidad del cargador salvo que expresamente se asuma esta operación por el porteador antes de la efectiva presentación del vehículo para su carga. Cabe mencionar 2 de sus artículos:

  1. El artículo 20 señala como sujetos obligados a realizar la carga y descarga de las mercancías al cargador y destinatario respectivamente. Salvo, que expresamente estas operaciones las asuma el porteador.
  2. En su artículo 21 se detalla que el acondicionamiento e identificación de las mercancías también son responsabilidad del cargador.

Por lo tanto, el responsable de la sujeción de la carga en el transporte público de mercancías por carretera será, con carácter general, el cargador salvo que expresamente se pacte que sea el porteador acreditándolo documentalmente. Sólo en el caso de los servicios de paquetería y cualesquiera otros similares que impliquen la recogida o reparto de envíos de mercancías consistentes en un reducido número de bultos fácilmente manipulados por una persona, serán por cuenta del porteador.

Gestiona Consulting ayuda a las organizaciones en el mantenimiento, revisión y actualización de los requisitos legales además de toda Gestión documental asociada a la actividad de cualquier empresa.